domingo, 24 de enero de 2010

¿Padres o...?



En el Evangelio se nos relata que, cuando San José se enteró de que la Virgen estaba encinta, decidió repudiarla en secreto porque pensó ¿yo qué tengo que ver aquí? Esa misma noche se le presentó un ángel que le dijo: tú serás su padre en la tierra, le pondrás nombre y lo educarás. Y San José se convirtió en el padre putativo de Jesús.

A los padres actuales parece que nos preocupa más aparecer ante la sociedad como normales que analizar nuestro papel como padres y madres de la sociedad del futuro. Si no fuera así, ¿cómo aguantamos la cultura pansexualista que padecemos, la televisión, las revistas dirigidas a niños? Todo es erotismo y sexualidad, no se pueden ver ni los telediarios.

Esta misma cultura está en el quiosco de la esquina o en la farmacia de al lado donde se exponen los preservativos como si de caramelos se tratase.

Tan normales somos que, cuando se nos dijo que la nueva ley de educación pretendía formar la conciencia de nuestros hijos, buscábamos todo tipo de excusas: esto es política, van contra mi partido, ¡qué va, cómo van a hacer eso!, yo tengo confianza en el director de mi colegio, mi colegio es religioso y se respetará el ideario… El temor a no ser políticamente correctos, el miedo a no ser normales.

La decisión es nuestra, es el momento de la verdad. ¿Ha llegado el momento de decirle a nuestros hijos que tienen que sentirse orgullosos de que nosotros, sus PADRES, no somos “normales”?

¿Quién tiene la patria potestad de nuestros hijos?


Mª del Pilar Mora Vallejo